Mi corazón no es tan duro como aparenta ser

Mi frío corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cuando oigo sus risas, 
cuando oigo sus burlas, 
y sus timas. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cada vez que oigo sus críticas, 
sus comentarios cínicos, 
sus hablares absurdos. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cuando los oigo gritar 
de dicha y felicidad 
por el daño ocasionado al cortar un árbol. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cuando los oigo luchar 
por el hambre mortal 
que azota la ciudad. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cuando oigo las suplicas 
de los niños en los hospitales, 
de los ancianos aterrados, 
de los adultos encerrados. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cada vez que oigo el llanto 
de la madre frente al ataúd 
que lleva el fruto de su ser, 
de su amor, de su dolor. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cuando oigo los llamados 
a pelear, a matar, a robar 
el alma, los sueños, las palabras. 
Mi corazón no es tan duro como aparenta ser 
porque lo escucho desfallecer 
cada vez que me ves.
Photo by Pedro de Sousa on Unsplash

Tef Campos

21. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario