Ánima

El beneplácito de mis progenitores 
me ha llevado hasta aquí. 
La ruindad me rodea 
y mi corazón rápido bombea. 
Almas en pena, pasan, 
me persiguen, quieren 
que yo las libere, o eso 
es lo que dice mi mente. 
Pero ella, escalofriante hasta el hueso, 
me observa, muy cuidadosamente; 
me extraña, me asusta. 
No es como las otras, 
parece astuta, 
con semblante pétreo, adusta. 
Hostiga mi ser, 
con su lóbrego parecer. 
¿Qué querrá? 
Nada bueno, quizás. 
Al infierno de su vida 
me desea —digo yo— llevar. 
¿Será?














Tef Campos

21. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario