Pesares tecnológicos

Indignante y vergonzoso es notar
nuestra asidua dependencia al internet. 
Pensé ser una excepción, 
pero me equivoqué. 
Encuentro consuelo en la red; 
más que el que aquí, en mi humilde morada, he de recibir. 
He vivido rodeara de paredes, 
de pocos placeres. 
¡No me quejo! 
Solo recalco un hecho, 
por los menos algo tengo para comer 
y un techo en mi cabeza me ha de proteger: 
de los rayos incesantes y candentes, 
de las lluvias torrenciales e inclementes. 
Paso mis días en la PC, 
sin nada que hacer 
más que leer… 
Siento que malgasto mis días, 
sin vivir continuamente en la realidad. 
¡Pero que duro es! 
Intentar encajar en esta sociedad 
que solo le preocupa el qué dirán. 
Por eso me refugio en la escritura, 
en las más burdas líneas que me inspiran, 
y en los tórridos romances que me abruman. 
La melancolía del encierro me apesadumbra; 
así que busco consuelo en la tecnología, 
buscando material de lectura, 
porque vivo en esa clase de país 
en donde los gobernantes no procuran el porvenir, 
de la verdadera educación y cultura. 
Solo en la burda e incesante adoración: 
a personas cuya existencia no encuentro razón; 
y quizás suene duro, no lo niego. 
Pero veo atorrante lo que hacen, 
no encuentro propósito el apoyarles… 
Ya que por ello 
nos hemos convertidos en seres vacíos 
de todo raciocinio, 
aterrados del mundo exterior, 
viviendo con miedo a salir, 
porque una bala perdida te puede cegar 
o un malhechor te puede acabar. 
Es mejor estar en mundos ficticios, 
donde nada te alcanza… nada te daña. 
Solo el simple hecho de que no
vivirás
el eterno sentimiento de felicidad.


Photo by Parker Byrd on Unsplash

Tef Campos

20. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario