La tonada de la Mona Lisa

Una vez en un museo se vio a la Mona Lisa bailar
dicen que ella del cuadro se cansó y salió de ese lugar.
Convidó a otros más, pero no quisieron emerger de su fiel hogar.
Por lo que tuvo que arreglárselas sin nadie más;
las luces bajó y la música retumbó por el ampuloso local
y ella maniática se volvió sintiendo la melodía sonar.
Tanto tiempo que pasó encadenada a ese intenso tronar
que en cuanto tuvo la oportunidad, emergió y no va a regresar.
Estaba cansada de que la miraran desde lejos y creyeran en reflejos.
Que si su sonrisa, que si su ropa; todos opinaban sin pensar
si de verdad ella era lo que aquel pintor quiso retratar.
Nadie nunca ambicionó a la verdadera fuente preguntar,
tan fácil que era acercarse y solo charlar.
Ella no hubiera tenido problemas en confirmar
o rechazar lo que venían diciendo desde años atrás.
Pero no, solo se dejaron llevar por lo que lo demás decían por hablar.
Así que se fastidió y decidió bailar en aquella infructuosa noche de su infinidad.




Tef Campos

20. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario