Desvaríos

Desposeía, vacía.
No encuentro, no clamo.
¿Qué pasó?
¿Dónde estoy?
En la ínfima eternidad, hallé
la respuesta, o no.
No sé que quieres decir, no sé.
Pero, como todo, un camino hallaré,
tal vez.
Necesito una ilusión, un faro,
una senda que me guíe, nada más.
Para yo seguir mis pasos, o los de los demás.
Qué pasa que no consigo
caminar.
Estoy atrapada, la verdad.
Dando vueltas sobre mí,
creando rayas de carmín, aquí.
Mi sangre vertida está, que mal,
sobre la moqueta que acabo de hallar, ¡ajá!
Es extraño, no recuerdo haberla pisado, no, no.
Pero ahí está, la prueba final,
mi huella marcada está.
¿Qué será?
Esta ínfima experiencia
laberinto es,
laberinto será.
Una codiciosa edad,
que no logro invocar.
Me parece, que nada digo,
quizás.
Solo es un simple idilio,
sin más.
En la soledad del momento,
miré.
No pude reconocer
a ese ser.
Que paso a paso
llegó.
Más agazapado, calmado,
se quedó.
Y ahora al final llegué yo
puesto que en sus ojos veo muerte,
miseria,
no redención.

Photo by NASA on Unsplash





















Tef Campos

21. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario