Vivir

No todo tiene un por qué, 
a veces las cosas pasan por pasar, 
quizás es casualidad, 
o una enferma y retorcida dualidad 
de la que no vemos más allá 
porque nuestro cerebro no la puede procesar. 
Quizás la vida es posible después de este lugar, algo que no podemos explicar. 

Es posible que exista un universo imposible de visualizar. 
Por eso a veces nos escapamos de esta realidad 
para ir a una mejor localidad, 
donde la gente no sufre por nimiedad 
o por amores que no pueden conservar. 

Aman a la naturaleza más que a su propiedad 
y guardan los secretos de una hermosa hermandad 
donde se resguardan los valores y la fogosidad 
por el arte, la familia y la verdadera luminosidad.



Vivamos la vida sin más, 

resguardando la sabiduría y la claridad, 
provocando que nuestro transitar al más allá 
esté lleno de dicha y de tranquilidad.

Tef Campos

21. Venezolana. Escribo lo que siento, pienso, opino e imagino. Son trocitos de mi alma que se escapan a diario, quizás por el exceso de sentir

No hay comentarios.:

Publicar un comentario